Los sobrevivientes de cáncer de vejiga y los segundos cánceres primarios

A Margo Wickersham, de 57 años, le diagnosticaron cáncer de vejiga de etapa 1. La profesional de bienes raíces no tenía ningún factor de riesgo conocido de la enfermedad y recuerda haber sido completamente saludable hasta que detectó un poco de sangre en su orina. Después de recibir el diagnóstico y mientras buscaba tratamiento, Wickersham se enteró que de hecho tenía un segundo cáncer primario, distinto al cáncer de vejiga, un tipo infrecuente de cáncer llamado cáncer plasmocitoide. Consecuentemente, tuvo que hacer que remuevan su vejiga por completo, una experiencia que documentó en un libro,Gratitude in the Storm: When Not Dying Is Enough to Keep Fighting [Gratitud en la tormenta: Cuando no morir es suficiente para seguir peleando].

El cáncer plasmocitoide es infrecuente, no solo que los sobrevivientes de cáncer de vejiga deben estar alerta para detectar cualquier recurrencia, sino que demasiado frecuentemente enfrentan el riesgo de tener cánceres adicionales.

El cáncer de vejiga es el 10º tipo más frecuente de cáncer a nivel mundial, afectando comúnmente a personas de más de 55 años. Aunque ocurre de tres a cuatro veces más frecuentemente en los hombres, la Sociedad estadounidense contra el cáncer estima que más de 20,000 mujeres estadounidenses recibirán diagnósticos de la enfermedad en 2024.

Adicionalmente a eso, los sobrevivientes de cáncer de vejiga tienen el índice más alto de posibilidades de tener un segundo cáncer primario. “He visto pacientes que tenían varias malignidades urológicas o poco después de que les tratamos se sienten mejor y luego contraen linfoma”, dijo Armine Smith, M.D., directora del departamento de oncología urológica de Johns Hopkins de Sibley Memorial Hospital.

En un estudio que observó a más de 2 millones de pacientes, aproximadamente el 8% de todos los sobrevivientes de cáncer tuvieron un segundo cáncer primario, pero el 34% de aquellos con cáncer de vejiga recibieron un diagnóstico de un segundo cáncer primario en los siguientes 20 años. De ellos, el 25% recibió un diagnóstico de cáncer pulmonar, el segundo cáncer primario más frecuente que afecta a sobrevivientes de cáncer de vejiga.

¿Qué son los segundos cánceres primarios?

Los segundos cánceres primarios son cánceres completamente nuevos que pueden afectar a sobrevivientes meses o años después de los cánceres primarios. Son distintos a los cánceres metastásicos que empiezan en un órgano y se propagan a otros. “A pesar de que el cáncer se ha propagado a un órgano diferente, retiene las características de las células cancerosas originales”, dijo Smith. “La vejiga está recubierta con células cancerosas uroteliales y la mayoría de cánceres de vejiga son uroteliales. Si este cáncer urotelial sale de la vejiga y llega a los ganglios linfáticos, al hígado, a los pulmones, etcétera, retendrá sus características uroteliales”.

Los segundos cánceres primarios, en contraste, no tienen relación con el cáncer primario, así que no hay ninguna relación en lo que se refiere a las recaídas o recurrencias del cáncer primario.

Además del cáncer pulmonar, algunos de los segundos cánceres primarios más frecuentes que los sobrevivientes de cáncer de vejiga tienen más riesgo de contraer incluyen un segundo cáncer primario de vejiga (sin relación), tal como le pasó a Wickersham, o cáncer de pelvis o de útero renal, de riñón, vaginal, rectal, pancreático, de la laringe y del esófago.

“Lo que no sabemos es si es el cáncer de vejiga lo que aumenta el riesgo de que personas tengan un segundo cáncer primario o si es alguna exposición que causó el cáncer de vejiga la que también es responsable del segundo cáncer primario, o si es porque nosotros, los urólogos, hacemos seguimiento de los pacientes durante un período muy largo de tiempo y detectamos estos tipos de diagnósticos con el tiempo”, dijo Smith.

Factores de riesgo para un segundo cáncer primario

Aunque los científicos no conocen todas las razones por las cuales los sobrevivientes de cáncer de vejiga tienen más segundos cánceres primarios, la causa del cáncer primario podría exponer a las personas a un mayor riesgo de cánceres adicionales.

“Puesto que se considera que el cáncer de vejiga es un cáncer asociado a exposición, hay algunas cosas que pueden afectar el riesgo de una persona de desarrollar otros cánceres que pueden estar relacionadas con la exposición”, explicó Smith.

Fumar es el factor de riesgo más importante. La exposición a otros carcinógenos, incluyendo tintes tales como los usados en las industrias textiles, de pinturas y de salones de belleza (por ejemplo, tintes para el cabello) y químicos usados en la industria automotriz, también ponen en riesgo a las personas. Pero algunas personas, al igual que Wickersham, todavía pueden tener cáncer de vejiga y segundos cánceres primarios a pesar de no tener ninguna exposición conocida al tabaco o a otros químicos.

Además, Smith dice que las mutaciones genéticas tales como las de personas con el síndrome de Lynch podrían exponer a un número pequeño de pacientes a un riesgo de desarrollar varios cánceres.

“A pesar de que el cáncer de vejiga no es un tipo genético, hay algunos genes que exponen a personas a un riesgo de desarrollar cáncer urotelial o de vejiga”, dijo Smith. “Y sus genes también pueden estar asociados a algunas malignidades uterinas, colorrectales y GI”.

En lo que se refiere a la raza, las personas de raza blanca tienen dos veces más posibilidades que otros grupos de tener cáncer de vejiga, pero un estudio determinó que sobrevivientes de cáncer de vejiga de las islas del pacífico con ascendencia asiática tienen un mayor riesgo de tener un segundo cáncer primario.

Cómo reducir el riesgo de un segundo cáncer primario

Aunque es imposible eliminar el riesgo, Smith aconseja seguir las pautas de detección de la Sociedad estadounidense contra el cáncer implementadas para cánceres pulmonares, GI y ginecológicos.

“Hay medidas preventivas que las personas pueden tomar solo para mejorar su salud general y tener menos riesgo de desarrollar varias malignidades”, dijo. “Esto incluye la actividad física, comer alimentos integrales, evitar comer demasiada carne roja, especialmente carne roja carbonizada, limitar el consumo de alcohol y evitar el tabaco”.

Es importante visitar regularmente a proveedores de atención médica después de tener tratamientos para cáncer de vejiga e indicarles si hay cualquier síntoma nuevo que pudiese ser evidencia de un segundo cáncer primario.


Este recurso educativo se preparó con el apoyo de Astellas y Pfizer.

From Your Site Articles

Related Articles Around the Web



Credit : Source Post

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

Bestfitnessstudio.com
Logo
Shopping cart